10 Técnicas Para Equilibrar El Bienestar del Organismo


  • Homeopatía: busca curar la enfermedad con algo semejante a ella. Se basa en administrar medicamentos que, dado el estado determinado del paciente, va a estimular las defensas de su organismo para que sean ellas las que reequilibren, corrigiendo la causa de su mal. La curación se realiza de adentro hacia afuera, por lo que casi todos los medicamentos se ingieren, aunque el síntoma sea local. 
  • Acupuntura: se punza con agujas, originalmente de metal o bambú, ciertos lugares estratégicos en la superficie de la piel, distribuidos en más de 350 puntos organizados en doce meridianos (los vasos conductores de la energía) que los unen. Puede complementar a la medicina alopática en enfermedades crónicas, y en el control del dolor y del estrés. 
  • Ayurveda: se basa en distinguir la constitución física y mental de cada persona para de esa manera darle el tratamiento apropiado. Para el ayurveda hay tres grandes bioenergías del cuerpo: vata, pitta y kapha. La clave de la salud consiste en mantenerlas equilibradas a través de la dieta y el estilo de vida, y si es necesario, reequilibrarlas con algunas terapias. Es eficaz para tratar numerosos trastornos físicos y emocionales, como la hipertensión arterial, la diabetes, la epilepsia, dolores crónicos, psoriasis, trastornos de ansiedad, depresión e insomnio, entre otros.
  • Naturopatía: considera que la causa de la enfermedad es la alteración del equilibrio del organismo por hábitos antinaturales, como el consumo de productos industriales. Por eso utiliza exclusivamente sustancias naturales para restablecer la salud; como las hierbas, el agua pura, la luz solar y el aire fresco, para desembarazar al cuerpo de las sustancias innaturales, que serían la causa de muchas enfermedades.
  •  Medicina Antroposófica: su objetivo es considerar al paciente como una entidad completa en la curación. Busca estimular la capacidad de autodefensa del organismo. Considera que el cuerpo humano está formado por cuatro elementos esenciales: el cuerpo físico, el etéreo, el astral y el yo. Incluye la meditación consciente, masajes, técnicas sofrológicas, baños y dietas.
  • Quiropraxia: es una terapia que trabaja corrigiendo problemas relacionados con las articulaciones, especialmente de la columna, basándose en la relación existente entre los impulsos nerviosos, los huesos y los músculos. Cualquier desplazamiento óseo que dificulte la capacidad conductora de los nervios provocará un desequilibrio que se manifestará como enfermedad.
  • Osteopatía: es una terapia manual que busca corregir las disfunciones estructurales del organismo y los problemas de salud a través de movimientos rápidos en los músculos y las articulaciones. Además, la osteopatía alivia los trastornos óseos y mecánicos y pretende restablecer, mediante presión y articulación manual, el equilibrio orgánico general del individuo.
  • Reflexología: es una técnica conocida desde la antiguedad que consiste en tratar diversas afecciones mediante la manipulación de puntos específicos en los pies, a los que se les conoce como áreas reflejas. Algunos de ellos pueden hallarse en manos, orejas, abdomen y otras partes del cuerpo, y todos poseen una acción determinada sobre algún órgano o una función física en particular.
  • Shiatsu: es una terapia manual  basada en la acupuntura, en el masaje y en la medicina tradicional china. Significa presión con los dedos y produce un efecto muy placentero que se usa para fomentar el bienestar, mantener una buena salud y tratar enfermedades. Se utiliza también para masajes en el agua. 
  • La Técnica Rolfing: es una terapia que integra diferentes tipos de tratamientos manipulativos con la bioenergética. Su verdadero nombre es integración estructural, pero es más conocida como rolfing, nombre que deriva de su fundadora. Se basa en la observación de que los músculos trabajan a pares, es decir, si uno se contrae, el opuesto se relaja y estira, pero también cuando ambos están relajados existe cierta tensión, lo que se denomina tono muscular.

Comentarios