Plantas Medicinales: Parte 4

En un mundo dominado por la tecnología, cada día hay mas personas que eligen una vuelta a los orígenes, es decir, a la naturaleza, con el objetivo de conseguir un buen estado físico, mental y emocional. Las terapias basadas en plantas, árboles y flores se encuentran entre las prácticas más antiguas de tratamientos paliativos, ya que prácticamente todas las culturas, en algún momento de su historia, utilizaron la flora y vegetación locales como fuente de curación.


  • Cebolla: aplicada cruda sobre la superficie afectada, alivia las quemaduras y las hemorroides. En ensaladas es antiescorbúrica y antidiabética. Con limón y ajos para curar la nefritis. Es buen antiasmático, asada en brasas.
  • Cerezas: son diuréticas y laxantes, por lo que están indicadas para el estreñimiento e insuficiencia renal. Con los pedúnculos se elabora una infusión para tratar la vesícula.

  • Cilantro: es un magnífico condimento. Su fruto en decocción ayuda contra el insomnio. La preparación de un jugo combate las úlceras duodenales. Las hojas en infusión, combaten la conjuntivitis.
  • Coco: las flores de este fruto combaten el asma. La pulpa en cataplasma rebaja la hinchazón de los senos. El agua del fruto es buena para las enfermedades de la vejiga. La ceniza del tronco es antiséptica y dentrífica. La raíz en decocción combate las enfermedades uterinas y las vías urinarias, además de las fiebres.
  • Coliflor: cruda, actúa contra las úlceras duodenales y previene el bocio. En compresas, cura las picaduras de insectos. Es recomendable contra la artritis, además de ser excelente para la tos, los resfriados y la bronquitis.
  • Comino: en decocción se usa para lavar heridas. En cataplasma contra tumores. Se emplea para enfermedades vaginales.

Plantas Medicinales Parte 1
Plantas Medicinales Parte 2
Plantas Medicinales Parte 3

Comentarios